Rate this post
Imprimir receta

COSTA DE GIRONA-CARCASSONNE EN FURGO

Llevaba casi un año sin viajar con mi furgoneta y tenía muchas ganas. Aprovechando el puente de Semana Santa decidí organizar una pequeña escapada con una amiga.

Nos decidimos por la costa de Girona y subir hasta Carcassone en Francia. Tenía especial ilusión por esa zona porque preparando el viaje buscamos varias opciones y justo esta zona no la conocíamos. Decidimos ir por la costa de Girona para visitar sus playas de agua cristalina, los pueblos pesqueros, los acantilados, los faros…y llegar hasta Carcassone pasando por Narbona.

El viaje fue un poco rápido porque teníamos tan solo 5 días para visitar los sitios. Nos quedaron por hacer muchas rutas andando que quedan pendientes para un viaje más largo. El tiempo nos acompaño hasta que entramos en Francia que empezó a empeorar. Vimos sol, nieve, lluvia y viento. Os cuento día a día como fue nuestro viaje.

 

Primer Día  Madrid- Alfés

 

Después de salir de trabajar pusimos rumbo a ningún lugar, y digo sin ningún lugar porque íbamos a parar cuando estuviéramos cansadas de conducir en el primer pueblo que viéramos. Estas son unas de las ventajas de viajar en Furgo,

“la libertad de dormir dónde quieres y como quieres”

Eran las 9 de la noche y decidimos parar en un pueblo que se llama Alfés. Leímos en Furgovw, que era un sitio tranquilo para dormir, pero no encontramos justo el sitio que nos indicaba. Decidimos parar al lado de las pistas de fútbol que están un poco apartadas del pueblo y era un sitio muy tranquilo.

Antes de cenar, nos dimos una pequeña vuelta por el pueblo, tampoco tenía mucho que visitar pero era por estirar un poco las piernas. En la zona donde dormimos había una fuente de piedra en desuso qué decidimos utilizar de mesa para la cena. Cenamos tranquilamente y luego nos fuimos a dormir porque ya el cansancio se iba notando.

 

¿Dónde dormir con la furgoneta en Alfés?

Agua: Si, pero en el centro del pueblo. Se puede entrar con la furgoneta para recargar.

Tipo:  Descampado cerca del pueblo, zona del polideportivo .

Gratuito: Si

Baños: No

 

 

Cenando en la fuente del pueblo

Segundo día  Alfés-Jardines de Santa Clotilde-Tossa del Mar-Tamariu-Sa Tuna-Pals

 

Nos levantamos prontito pero sin despertadores; para eso ya están los días de diario que nos toca trabajar. Cuando terminamos de desayunar pusimos rumbo a Lloret del mar para ver los Jardines de Santa Clotilde.

Jardines de Santa Clotilde:

Cuando llegamos aparcamos con bastante facilidad por los alrededores de la entrada a los jardines. Es una zona gratuita de aparcamiento así que no tendréis problemas. La entrada cuesta 5€ y te dan un planito del jardín. El paseo del jardín a un ritmo tranquilo no dura más de 40 minutos. Es muy interesante y bonito de ver. Las vistas son espectaculares ya que el jardin se encuentra en el borde de un acantilado. Pero la verdad es que nos pareció un precio un poco elevado, porque aunque fuese muy bonito, no era muy grande. Además, estaba un poco mal cuidado: se veían los cables rotos de la iluminación de las fuentes, los restos de obras sin recoger, etc.

Nota: No dejan pasar con animales, salvo perros guías.

Tossa del Mar:

Aparcar en Tossa del mar es un poco complicado, ya que la zona más céntrica es de pago. Pero alejándote un poco, encuentras sitio fácil. Nosotras aparcamos en la calle cárter Ferran Vilallonga que es gratuita y está a 10 minutos andando del centro.

¿Qué ver? Lo más interesante de este sitio es la zona del castillo y el pueblo que está rodeando el Castillo. Os recomiendo daros un paseo hasta subir al faro ( Far de Tossa,) que nos ofrece unas vistas maravillosas y luego ir bajando recorriendo las calles empedradas del pueblo. Si el tiempo os  acompaña. un bañito antes de partir al destino siguiente es muy recomendable. Nosotras no nos pudimos bañar porque aunque hacia sol, el tiempo todavía estaba fresquito.

Tamariu:

Para aparcar en este pueblo nos fuimos hasta la calle Carrera de la Riera; que no es una calle de pago como la gran mayoría. Allí hay bastante sitio donde dejar el coche y además, se encuentra a la la sombra de un pinar. Tamariu es un pequeño y precioso pueblo costero cuyas calas son de agua cristalina. Es recomendable darse un paseo por sus calles y sentir su tranquilidad con sus rocas escarpadas, sus pinos tocando el mar y su ambiente marinero. No os ocupara mucho tiempo visitar este pueblo, pero merece la pena hacer una parada.

Calas de Tamariu

Sa Tuna:

Nada más entrar en pueblo tenéis algunos aparcamientos. No creo que tengáis problema a menos que vayáis en temporada alta.
Sa Tuna es un precioso pueblo costero y tiene unas de las calas más bonitas de la Costa Brava.
Si caminas por camino de Ronda, llegaréis a la Punta de Plom; el brazo de roca que protege esta bahía. Si seguís caminando, tenéis la posibilidad de hacer varias rutas que van recorriendo las calas. Nosotras por falta de tiempo no pudimos hacer ninguna de estas rutas. pero en internet podéis encontrar información.

Nota: La entrada principal a la playa cuenta con acceso para discapacitados y esta adaptada para personas con silla de ruedas.

Calas de Tamariu

Pals:

Llegamos por la noche, y aparcamos a las afueras del pueblo en un pequeño descampado de césped, en la calle 61 Carrer Enginyer Algarra. Era un sitio tranquilo para cenar y dormir. Antes de cenar, nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo. Cuando entras en el casco viejo, te transportas a la época medieval; es realmente mágicoOs recomiendo que si tenéis oportunidad de pasar una noche en este pueblo, lo hagáis. No os dejará indiferentes.

Cuando se terminó nuestro paseo nocturno, nos fuimos a cenar una sopa de la marca DRINK BOUILLON al curry con fideos.La verdad que es bastante apañado y está muy rico.

¿Dónde dormir con la furgoneta en Pals?

Agua: No

Tipo:  Descampado cerca del pueblo

Gratuito: Si

Baños: No

 

 

Tercer día  Pals-Cadaqués-Colliure-Narbona

 

Decidimos dar otra vuelta por Pals, pero ya de día. Y la verdad es que sigue teniendo un encanto especial esta villa medieval. El pueblo está muy bien cuidado; sus calles están adornadas con bonitas plantas, las puertas son de colores,  hay pasadizos de madera…  Además como curiosidad. en la pared  de la calle Mayor encontraréis sepulturas antropomórficas anteriores al año 1000. En fin, que no puedes estar por Girona e irte sin ver este pueblo.

Cadaqués:

En este pueblo no es fácil aparcar. Os recomiendo que vayáis temprano. Nosotras conseguimos aparcar al final del paseo que rodea Cadaqués, en un descampado de arena que se encuentra en la calle Cami de s´Arenella, 12. 

Es un pueblo precioso con sus casas pintadas de blanco y sus techos rojizos. Recorriendo sus calles, te puedes encontrar un montón de detalles; las flores moradas trepando por las casas, los contadores de luz pintados con bonitos paisajes marineros, sus casas decoradas con ornamentación clásica y su paseo al lado del mar que va recorriendo el pueblo mientras escuchas las olas del mar.

Al salir de Cadaqués, intentamos ir al Faro de Cala Nans. El recorrido con coche hasta allí es precioso, pero es muy difícil aparcar. Nosotras no conseguimos aparcar y nos volvimos sin verlo. Tampoco encontramos opción de dejar el coche un poco más lejos e ir andando, porque aún así, estaba todo repleto.

 

De camino a Colliure, decidimos parar a comer en un pequeño saliente que había en la carretera. Era bastante tranquilo. Vimos que había varias caravanas y furgonetas, y decidimos parar. Esta vez para comer abrimos unas latas de garbanzos con su sofrito. Al viajar en furgo, este tipo de latas que se conserva bien sin frío, nos viene bien para hacer una comida rápida. Existen muchas opciones para comer, pero esta vez el viaje era un poco exprés y el tiempo lo teníamos bastante ajustado; por eso nos decidimos por esta opción.

 

Colliure:

Para aparcar aquí, casi todo es de pago; así que esta vez lo dejamos en la calle 451 Av. Aristide Maillol, pagamos el parking y fuimos a ver el pueblo. Lo que más destaca en este lugar, es la zona de la playa donde tenemos una vista general del pueblo con su castillo y su gran fortificación que rodea el acceso del puerto.Cuando te adentras en las estrechas callejuelas del casco antiguo de Colliure y ves las fachadas de sus casas pintadas de color pastel, te quedas asombrada de la gran belleza que te ofrece este pequeño rincón del  Mediterráneo. Por último, visitamos el faro medieval y el malecom, que también ofrece unas vistas espectaculares del pueblo.

Como dato curioso este pueblo fue donde se alojó Antonio machado durante la guerra civil española.

Narbona:

Llegamos de noche, así que lo primero que hicimos fue buscar un sitio dónde dormir con la furgo. Encontramos un aparcamiento gratuito (al lado de un canal) muy cerca del centro de Narbona. Está situado en la calle Quai Víctor Hugo. Nosotras allí cocinamos con el camping gas y no tuvimos problemas. Además había más furgos pernoctando en el mismo sitio.

Cenamos unas albóndigas de quinoa hechas por la marca Soria Natural,. Tengo que decir que no nos gustaron mucho; sin embargo, el paté de espinacas y piñones estaba delicioso.

 

¿Dónde dormir con la furgoneta en Narbona?

Agua: No

Tipo:  Aparcamiento gratuito al lado del canal y cerca del centro de Narbona

Gratuito: Si

Baños: No

 

 

Cuarto día  Narbona-Carcassone-Lleida

Narbona:

Por la mañana nos levantamos temprano para visitar Narbona. Es la ciudad romana más antigua de la actual Francia. Cuando nos adentramos en su casco histórico, lo primero que vimos fue un trozo de la antigua calzada Romana; situada en la plaza del ayuntamiento. En la misma plaza, nos encontramos una enorme catedral gótica. En su interior, podéis observar un gran órgano y unas preciosas vidrieras. Más tarde, vimos el Palacio Arzobispal y el torreón Gilles Aycelin; al cuál podéis subir a disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad.

Por último, visitamos el Horreum romano. La entrada cuesta 4€. Son unas galerías subterráneas del siglo I a.c. Lo utilizaban los romanos como almacén. Tiene su magia ir recorriendo estas galerías. De vuelta al coche, recorrimos el canal en el que se encontraba un mercado cuya fachada era bastante llamativa. Seguro que nos quedaron más cosas por ver, pero teníamos que poner rumbo a Carcassone.

 

Carcassone:

Aparcar aquí nos resultó un poco complicado. Finalmente, decidimos dejar la furgo en un aparcamiento de pago; ya que no era muy caro y te ahorra bastante tiempo.El tiempo nos acompañó bastante durante todo el viaje. Pero al llegar a Carcassone, una gran nube amenazaba lluvia. Caminábamos por el puente que va hacia el castillo y empezó a llover bastante. Aún así vimos el castillo.

Os recomiendo sacar por internet las entradas (9€). Os evitáis las colas.

Carcassona deslumbra y no es de extrañar, sabiendo que está considerado como unos de los enclaves medievales más bellos del mundo. Recorrer el castillo, visitar sus estancias,  sus torres, y la ciudad medieval que se encuentra en el interior os transportará a una época de espadas, dragones, brujas…Dentro del castillo, te ofrecen un audiovisual gratuito traducido al español.Es muuy interesante que te cuenta la historia del castillo, como fueron sus comienzos y todo lo que allí sucedió.

HANNAH EN EL CASTILLO DE CARCASSON

Cuando termino la visita a Carcassone nos fuimos directamente a Lleida, haciendo un parada en Puigcerdá. Nos encanto la carretera que tomamos hasta llegar a Lleida. Pasamos por un puerto que nos brindo una bonita estampa de nieve, y luego pasamos por carreteras entre montañas y ríos, super bonito.

Cuando llegamos a Lleida aparcamos la furgo a las afueras porque era un poco tarde para buscar sitio, la verdad que encontramos un sitio tranquilo, era un pequeño descampado al lado de una urbanización pero dormirmos sin problemas, os dejo la localización por si os viene bien.

 

 

¿Dónde dormir con la furgoneta en Lleida?

Agua: No

Tipo:  Aparcamiento gratuito en un descampado en una bloque de urbanizaciones.

Gratuito: Si

Baños: No